miércoles, 17 de junio de 2009

ADIÓS, PRIMERO DE BACHILLERATO

A lo largo del curso han pasado muchas cosas, he tenido asignaturas que me han gustado mucho, asignaturas que no me han gustado tanto, exámenes, trabajos que entregar... Pero también puedo afirmar que he aprendido mucho de mis profesores y he intentado dar todo lo máximo de mi misma, aunque al fin y al cabo uno siempre se puede esforzar más.

Como ya he dicho antes, he tenido asignaturas que me han gustado más o menos, pero ya sea de una u otra forma, siempre he podido extraer alguna enseñanza positiva. Cuando acabamos cuarto de ESO, no sabía muy bien las asignaturas que tenía el año siguiente, la verdad, tampoco me parecía tan importante, cualquier optativa estaría bien con tal de que no trabáramos mucho y los exámenes fueran "facilillos". No era consciente de que me enfrentaba a un nuevo curso, totalmente diferente de los que había pasado hasta entonces, con más exámenes, más presión, la necesidad de buenas notas y la gran pregunta: ¿Qué quiero estudiar realmente en un futuro?.

Con esta gran pregunta en mente, en el momento en el que me dieron el papel con las optativas de primero de bachillerato, pensé que lo mejor sería dejarme de tonterías y elegir una asignatura que realmente me pudiera ayudar en un futuro, una asignatura que me ofreciera una formación que no tenía y que probablemente me fuera muy útil para un futuro cada vez más cercano. La verdad es que la mayoría de las asignaturas ofertadas no me llamaban mucho la atención, pero luego vi en el papel la asignatura de Fundamentos Léxicos, siempre nos han dicho los profesores que es mejor saber deducir el significado de una palabra que aprendérsela de memoria, esto puede ahorrar mucho trabajo. La verdad es que nunca pensé que el saber unos cuantos étimos y alguna que otra palabra me serviría de tanta ayuda, muchas de las palabras que damos en Biología tienen alguna raíz griega o latina, y el saber unos conceptos básicos me ha ayudado mucho a la hora de memorizar palabras.
Pero ya no estamos hablando sólo de Biología, sino en muchos otros aspectos de la vida cotidiana, gracias a esta asignatura me he dado cuenta de que el griego y el latín están en todas partes, sin saberlo cada día utilizamos muchísimas palabras latinas o griegas y también alguna que otra expresión. Además, el conocimiento de estas palabras o de las raíces que las forman ha aumentado mi vocabulario considerablemente, de manera que ya no tengo tantos problemas al expresar lo que pienso, porque siempre encuentro las palabras adecuadas.
La verdad, creo que coger esta asignatura ha resultado ser una buena experiencia, el estar con los compañeros, alguna que otra experiencia con ellos, como la conferencia sobre la crisis, alguna que otra risilla en clase, la paciencia de Merche y sobretodo las ganas de trabajar, de innovar y de aprender que nos ha contagiado.

1 comentario:

Markos!! dijo...

molt be m´ha agradat molt el teu post.