viernes, 26 de noviembre de 2010

Etimología científica.

En el campo de la ciencia podemos encontrar muchas palabras que esconden su significado en raíces etimológicas latinas o griegas. Algunos ejemplos son:

GEOCÉNTRICO: (de geo-, tierra). Literalmente, quiere decir, con la tierra en el centro. Se entiende como sistema geocéntrico, ese sistema del mundo que sobrevivió hasta los tiempos de Copérnico, según la cual la Tierra estaba inmóvil en el centro del Universo y todos los otros cuerpos celestes giraban a su alrededor.

APOGEO: (del griego apo-, lejos de; y geo-, tierra). Es el punto de la órbita de un cuerpo celeste, de un satélite o de una nave espacial en el que es mayor su distancia con respeto al centro es la Tierra. El punto opuesto, es decir, el más cercano a la Tierra, se llama perigeo.

NECROSIS: (de necros-, muerto). Muerte patológica de un conjunto de células o de cualquier tejido del organismo, provocada por un agente nocivo que causa una lesión terminal.

OXÍGENO: (de oxi-, ácido; y gen-, origen). Elemento químico que entra en la composición de algunos ácidos (oxoácidos).