martes, 19 de febrero de 2008

Álamo

Nombre cintífico: populus. Árbol de fronda de crecimiento rápido, copa ancha y ramas fuertes. Puede alcanzar un perímetro de un 1,5 y llegar a vivir 400 años. Presenta una corteza blancogrisácea en su juventud y gris oscura agrietada posteriormente. Su madera se presta con facilidad para ser trabajada y se utiliza mayoritariamente en la elaboración de contrachapados, que resulta de gran calidad dadas las características de ligereza y finura de la madera.
El nombre de álamo proviene del color blanco plateado de las caras de sus hojas internas.

Etimología:de origen gótico alms.


Mitología relacionada con el álamo


El álamo estava dedicado al dios Hades, soberano del mundo de los muertos. El árbol brotó a la existencia a raíz del amor de Hades por Leuca, hija del dios del mar, Océanos. Al morir Leuca, Hades hizo surgir al álamo blanco en los Campos Elíseos, donde se encontraban las almas de los muertos bienaventurados.




En los día remotos y glorisos de Grecia, puede ser que a consecuencia de este mito, el álamo se cultivo en campos santos y funerarios.



Existe también otra famosa leyenda de las Helíades, hijas del dios Helios, que se quedaron petrificadas al saber de la muerte de su querido hermano Faetón (causada por el poderoso Zeus) y se transformaron en álamos.



El álamo blanco se hallaba presenta a si mismo en ceremonias y ofrendas en honor de Dionisos, dios del vino y de la Naturaleza. Era costumbre que a aquellos que se consagraban a este culto se les cubriera de hojas de álamo. En los mitos y leyendas griegas este árbol es mencionado tanto en ocasiones festivas relacionadas con la pujanza de la vida como en historias y aconteceres luctuosos donde aparece la muerte.



En los primeros juegos en Olimpia fue costumbre el que a los vencedores se les coronase con ramas de álamo, práctica que algunos autores atribuyen a la leyenda según la cual Heracles, uno de los héroes más querido por los griegos, regresó del averno con una corona de ramas de álamo, árbol por el que sentía predilección.




ÁLAMO BLANCO (Juan Ramón Jiménez)


Arriba canta el pájaro y abajo canta el agua.
(Arriba y abajo, se me abre el alma.)




Entre dos melodías la columna de plata.
Hoja, pájaro, estrella; baja flor, raíz, agua.
Entre dos conmociones la columna de plata.
(Y tú, tronco ideal, entre mi alma y mi alma.)




Mece a la estrella el trino, la onda a la flor baja.
(Abajo y arriba, me tiembla el alma.)




4 comentarios:

Mónica B. dijo...

Un poema muy divertido.
Y además me parece un post muy trabajado.
Espero la foto que vas a colgar.
Un beso

maRtaa dijo...

Bea esta muy bien.
El poema muy original y tu muy trabajadora.

Lluís dijo...

Molt bé, Bea, està molt bé, potser falta una mica d'informació sobre l'arbre en sí

Martamarti dijo...

Hola!!
un texto muy interesante sobre el alamo, aunque el poema no ha estado mal!!
Espero la imagenn!

AdEu!!