sábado, 15 de marzo de 2014

Figuras literarias


Imagen de Mª José Fayos Martí

He seleccionado tres figuras literarias muy utilizadas por los escritores: anáfora, metáfora y símil.
La palabra anáfora procede del latín anaphora y, ésta, del griego ἀναφορά (repetición).
En inglés, anaphora; en francés, anaphore; en alemán, anaphora; en catalán, anàfora. 
El Diccionario de la RAE define la anáfora como una figura retórica que consiste en la repetición, a propósito, de palabras o conceptos.
Un conocido ejemplo de anáfora lo encontramos en el famoso Soneto que Quevedo dedicó a Góngora:


Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una alquitara medio viva,
érase un peje espada mal barbado;
era un reloj de sol mal encarado.
érase un elefante boca arriba,
érase una nariz sayón y escriba,
un Ovidio Nasón mal narigado.
Érase el espolón de una galera,
érase una pirámide de Egito,
los doce tribus de narices era;
érase un naricísimo infinito,
frisón archinariz, caratulera,
sabañón garrafal, morado y frito.

La palabra símil procede del latín similis (similar, parecido).
En inglés, simile; en francés, comparaison; en alemán, gleichnis; en catalán, símil.
La RAE la define como una figura retórica que consiste en comparar expresamente una cosa con otra, para dar idea viva y eficaz de una de ellas.
 Un ejemplo de símil lo hallamos en la primera estrofa de la Rima XLVIII de G. A. Bécquer:

Como se arranca el hierro de una herida,
 su amor de las entrañas me arranqué,
¡aunque sentí al hacerlo que la vida
me arrancaba con él!

Por último, la palabra metáfora procede del latín metaphŏra, y este del griego μεταφορά (traslación).
En inglés, metaphor; en francés, métaphore; en alemán; metapher; en catalán, metàfora.

La RAE la define como un tropo que consiste en trasladar el sentido recto de las voces a otro figurado, en virtud de una comparación tácita.
La Rima XXIV de G.A. Bécquer es un buen ejemplo, de la que destacamos la primera estrofa:



Dos rojas lenguas de fuego
que a un mismo tronco enlazadas
se aproximan y, al besarse, 
forman una sola llama.



Fuentes consultadas



 http://translate.google.es/

Mª José Fayos