lunes, 13 de mayo de 2013

¿INDIGNACIÓN O RESILIENCIA?

En estas fechas es común oír por todas partes hablar de los indignados como si fuesen un tipo concreto de ciudadanos. ¿Lo son? ¿Qué tiene un indignado que lo convierte en protagonista de tantas conversaciones y noticias? Veamos algo de su contenido etimológico:

INDIGNADO: es aquel  que está muy enfadado o disgustado por algo que considera injusto, ofensivo o
Indignados del 15 M de 2012
perjudicial. La etimología remonta al verbo latino deponente  indignor (1ª), “indignarse”, formado sobre el adjetivo indignus “indigno” (in + dignus, "digno", "que merece algo"). 
Actualmente se ha sustantivado y se utiliza para referirse a los distintos colectivos de indignados que derivan del movimiento del 15M, a partir de la publicación del ensayo Indignez-vous! de Stéphane Hessel publicado en 2010.

Val.: indignat
Ingl.: indignant
Fr.: indigné. 

Los ciudadanos reaccionan ante la situación de injusticias y de situaciones que no merecen, crecen en indignación y desánimo. Ante la situación de crisis y desesperación, podíamos hablar de "reacción", "reivindicaciones", "participación", "optimismo", palabras derivadas del latín.... Pero también deriva del latín una palabra que nos ha llegado a través del inglés, y que es cada vez más frecuente en el ámbito social.

RESILIENCIA es la capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarse e, incluso, ser transformado por ellas. La palabra llega al español a través del inglés resilience, un concepto que en física indica la capacidad de un material de recuperar su forma original después de haber sido sometido a altas presiones. Un psiquiatra francés, Cyrulnikcuyos padres fueron asesinados por los nazis, aplicó el concepto para referirse a la  capacidad de recuperación que tenían los sobrevivientes de los campos de concentración. Una persona resiliente es la que, indignada o no, acepta la crisis como un desafío y una oportunidad.

 Etimológicamente, encontramos el prefijo latino re- delante de la raíz del verbo salio, que ya en latín, por apofonía vocálica, dio resilio, resilui, resultum (4ª), “saltar hacia atrás”. El sufijo del participio de presente /-nt-/, que en castellano indica agente, y el sufijo /-ia/ que indica cualidad.

          Val. Resiliència
          Ingl. Social Resilience
          Fr. Résilience.


Es frecuente verla escrita, erróneamente, como *resilencia.



ANOMIA ASILIENTE o ASILIENCIA SOCIAL sería lo contrario y se refiere a la incompetencia del individuo y del grupo social para resolver problemas pese a que sí que es posible. La anomia asiliente social es producida por los cambios estructurales que implican diferencias, marginación y exclusión social, racial y étnica.

El simple “anomía” (del griego α- privativa, y  νόμος, “ley”, y ésta a su vez de νέμω, “distribuir”) se refiere a la falta de normas o incapacidad de la estructura social de proveer a ciertos individuos de lo necesario para lograr las metas de la sociedad. ASILIENTE se forma sobre el verbo  salio, “saltar” (con apofonía) con /a-/ privativa.

         Ingl. Asilient anomie
         Fr. Anomie social.





1 comentario:

Merche Gracia Broch dijo...

Muy bien, Elena. Un post de temática a la orden del día.